jueves, 13 de enero de 2022

La celebración que acabó en tragedia – Un primer testimonio de las “fiestas de correr toros” en Benavente

"Fiesta de correr toros en Benavente" (1506), atribuido a Jacob van Laethem

En el Château de la Follie, situado en la aldea de Écaussinnes-d'Enghien en la comuna de Écaussinnes (Bélgica) se conserva un grupo de cuatro lienzos que recogen diversos episodios del viaje de Felipe "el Hermoso" y Juana de Castilla en 1506 con ocasión de su toma de posesión como reyes de Castilla, tras el fallecimiento de la reina Isabel. En su origen, eran cuatro tablas y su autoría se ha puesto en relación con el pintor flamenco Jacob van Laethem, quien formó parte del séquito que acompañó los archiduques a España, tanto en un primer viaje en 1501, como en este de 1506. Una de estas tablas representa una celebración taurina y es conocida en la bibliografía como “Corrida de toros en Benavente” o “Fiesta de correr toros en Benavente”.

El cuadro representa con gran minuciosidad uno de estos espectáculos taurinos tan característicos de la España de principios del siglo XVI. Tenemos noticias de ellos a través de diversas fuentes escritas de la época que los describen con cierto detalle. Además, existen antecedentes medievales que podemos rastrear a través de los fueros, las Partidas de Alfonso X, las ordenanzas municipales y en los libros de contabilidad de los concejos.

En las "Partidas" de Alfonso X el Sabio se prohíbe expresamente la participación directa o indirecta de los clérigos en estos espectáculos, pues se considera que deben tener un comportamiento público ejemplar. Los toros se ponen a la altura de otras actividades lúdicas no recomendables para el estamento eclesiástico, como los juegos de azar, la pelota y determinadas modalidades de caza. A este respecto, la Ley 57 del Título V de la Primera Partida prescribe lo siguiente:

"Verdamente deven los perlados traer sus faziendas, como homes de quien los otros toman enxemplo: asi como de suso es dicho: e porende no  deven yr a ver los juegos: assi como alançar, o bohordar, o lidiar los Toros,  o otras bestias bravas, nin yr a veer los que lidian. Otrosí, non deven jugar Dados, nin Tablas, nin Pelota, nin tejuelo, nin otros juegos semejantes destos, porque ayan de salir del assossegamiento, nin pararse a ver los, nin a tenerse con los que juegan: ca si lo fiziessen despues que los amonestasen los que tienen poder de los fazer, deven por ello ser vedados de su oficio, por tres años: nin deven otrosí, caçar con su mano ave, nin bestia: e el que lo fiziesse, despues que gelo vedassen sus mayorales, deve ser vedado del oficio, por tres meses". 

Para el caso de Benavente, contamos con un testimonio particularmente excepcional correspondiente al año 1427. Narra un episodio trágico ocurrido durante las "fiestas" de la villa. La participación de un presbítero en uno de los lances de la celebración taurina acaba con la muerte involuntaria de un joven. Fue publicado hace años por Saturnino Ruiz de Loizaga en un artículo dedicado a la documentación vaticana referente a la provincia de Zamora. Probablemente, estamos ante la noticia más antigua conocida referente a celebraciones taurinas en la villa de Benavente. Por su interés, se reproduce el texto íntegro en latín, precedido de un amplio resumen de su contenido en castellano.


APÉNDICE DOCUMENTAL


1427, enero, 5. Roma.

En las fiestas de la villa de Benavente (diócesis de Oviedo), como es costumbre, todo el pueblo se reúne para correr detrás de los toros, participando y lanzando contra ellos varas, lanzas de hierro, flechas etc.; Juan, cura presbítero de esta villa, participando en este espectáculo taurino arroja una flecha con una ballesta contra un toro sin lograr herirlo, con tan mala suerte que la flecha o saeta lanzada subiendo hacia lo alto dio e hirió a un joven, quien después de algunos días, no obstante las medicinas y curas correspondientes, murió, por lo que el sacerdote Juan, no sintiéndose culpable de la muerte del joven y sí dolorido y compungido por tal lamentable hecho, se dirige al papa Martín V para que le absuelva del reato de homicidio y le dispense de todas las irregularidades en las que haya podido incurrir; el Papa le concede dicha gracia siempre que no haya escándalo.

Reg. Suppl. 212, fols. 8v-9r.

Ed. S. RUIZ DE LOIZAGA, "Documentación vaticana referente a la provincia de Zamora (Siglos XIV-XV)", AIEZFO, 2007, pp. 287-307.

Exponitur Sanctitati Vestre pro parte humilis et devoti vestri Iohannis, presbyteri in villa de Benavente, Ovetensis diócesis, commorantis, quod olim quadam die festina populus dicte ville esset congregatus ad currendum post tauros, prout moris est in dicta villa in similibus diebus hoc facere, atque contra eosdem tauros virgulas cum ferreis lanceis et sagitas emitere, et ipse exponens eiceret quandam sagitam cum quadam valista contra unum taurum, non tamen aliquem ledendi nec vulnerandi nec etiam animo occidendi causa, sed potius taurum demandi ne aliquod malum faceret prout nec cum aliquo briguam seu rixam haberet, tamen diabolo gerente seu instigante, prout ab Altissimo permissum fuit, predicta sagita in altum evolavit et quendam iuvenem, in summo seu alto loco existentem, tetigit et vulneravit ex alia parte taliter quod predictus iuvenis, sicut Deo placuit, post paucos dies, forte ut creditur ac aserebatur propter modicam medicinam seu curam expiravit. Ea propter, cum dictus exponens aliter in premissis et cura ea culpabilis non existat, ac de premissa morte predicti iuvenis doluit prout etiam cotidie lacrimabiliter dolet et insuper cum cupiat Altissimo in predictis suis susceptis ordinibus in alterius ministerio famulari et etiam ne per mundus vagus et apostata discurrat, dignetur S. V. secum premissa occasione irregularitatis, si quam contraxisse dicatur, ac a reatu homicidii misericorditer absolverere ac dispensare, omnemque inhabilitatis ac infamie maculam sive notam, occasione predictorum contractas, penitus ab eodem aboleri ac circa eum de specialissima ac expressa gratia.

Fiat ut petitur si sine scandalo. O. [Otto= Martin V].

Datum Rome apud Sanctos Apostolos, nonis ianuarii, anno decimo.

Celebración taurina en las Cantigas de Alfonso X el Sabio


No hay comentarios: