jueves, 26 de febrero de 2015

Reseña histórica de las parroquias, iglesias y ermitas de Benavente - Santa María del Azogue

Fachada sur de la iglesia de Santa María del Azogue
Iglesia / advocación: Santa María del Azogue.
Otras denominaciones: "Sancta Maria Vetera", "Santa María de la Plaza", "Santa María la Mayor", "Nuestra Señora de Santa María del Azogue".
Categoría: Parroquia.
Localización: En la plaza de Santa María.
Patronato / presentación: Provisión de la Cámara del Rey y del obispo de Oviedo.
Fundación: Sin datos.
Primera mención documental: 1215.
Desaparición: En uso en la actualidad.
Cofradías y capellanías: Sede de la cofradía de clérigos o cabildo mayor de San Vicente. Cofradías de las Ánimas del Purgatorio, San Antón, Jesús Nazareno, Santo Entierro de Jesucristo, San Crispín y la Archicofradía del Santísimo Sacramento. Capellanía de Santa Ana.

La iglesia de Santa María del Azogue se encuentra en la plaza del mismo nombre, en uno de los lugares más céntricos del casco antiguo de la villa.
No contamos con testimonios documentales sobre su fundación y edificación. Por afinidad  estilística con la iglesia de San Juan del Mercado, de la que sí contamos con datos más precisos, se ha supuesto que ambas habrían sido iniciadas en el último cuarto del siglo XII, coincidiendo con la repoblación de la villa por Fernando II y la concesión de los fueros. Fue concebida desde un principio como el templo principal de la villa, y de ello dan fe sus dimensiones y su ambicioso plan, con cinco ábsides en la cabecera, cuatro portadas y un transepto muy marcado volumétricamente.
La primera cita escrita podría fecharse en 1215, cuando en la compra de una viña en Benavente por el monasterio de Moreruela encontramos la confirmación de “domnus Iohannes diachonus, Pelisquino, de Santa María Vetera” y a “Martinus Roderici, clerici de Sancta Maria que dicitur Nova”. Esta Santa María “Antigua” podría ser Santa María del Azogue, mientras que la Santa María “Nueva” sería la iglesia de Renueva.
Más seguro es un epígrafe existente en el interior del templo. Se encuentra al pie del acceso meridional, junto a un lucillo del crucero y grabado en un sillar bastante desgastado. Recuerda la sepultura de cierta "doña María" en el año 1226: "Hic [requiescit] dop[na mar]ia ore pro ea era M CC LX IIII idus madii".
En 1230 se menciona el templo en un documento de la catedral de Oviedo. El obispo de Oviedo, Juan, cumpliendo la avenencia hecha con el prelado de Compostela, por rentas exigidas por este a la diócesis de Oviedo, se compromete al pago de 120 áureos cuando los pida al de Compostela en la iglesia de Santa María del Azogue: "...apud Benaventum in ecclesia de Sancte Marie de Azogue...", y a dar 5 áureos por cada día de retraso.
En el libro de actas del Concejo de 1434, Santa María figura como una de las diez parroquias benaventanas que contribuyen al segundo y tercer repartimientos del pedido real del año 1433. Aparece asociada a las iglesias de San Pedro y San Martín: "Sancta María del Açogue e San Pedro e San Martín 5.162 mrs".
Las diferentes fases constructivas del templo fueron glosadas por Gómez Moreno y, más recientemente, por la profesora Elena Hidalgo Muñoz. En la actualidad es una mezcla de estilos fruto de las numerosas reformas sufridas. La fase románica, desarrollada durante los siglos XII y XIII, fue la que determinó su planta y alzado en sus aspectos fundamentales. En el siglo XVI, seguramente bajo el patrocinio de los condes de Benavente, se acometieron importantes reformas y ampliaciones que configuraron su aspecto actual. La portada occidental es consecuencia de una intervención del año 1735 de los arquitectos Valentín Antonio de Mazarrasa y Juan Antonio Vélez.
Desde sus orígenes esta iglesia de Santa María aparece con la denominación “del Azogue”, esto es del mercado, lo cual la sitúa en uno de los lugares más privilegiados del primitivo plano urbano. En el siglo XIV, junto un olmo situado en la plaza de Santa María, tenían lugar las audiencias públicas: “E Después desto martes diez días del mes de octubre era sobredicha, seyendo el dicho alcalde en la Plaça de Santa Maria del Azogue, çerca del olmo, en la audiençia de los pleytos de la terçia”. También aquí se localizan en el siglo XVI unas carnicerías y la red donde se celebraba la venta del pescado.
De esta iglesia dice Ledo del Pozo que es la mayor y su provisión "corresponde alternativamente a la Cámara de Su Majestad y al Señor Obispo de Oviedo". Esta es la situación correspondiente a finales del siglo XVIII, cuando escribe este autor. Sin embargo, en épocas anteriores la administración de la parroquia y su patrimonio correspondía a los propios feligreses, y esto, seguramente, conllevaría también la provisión de los curatos.
En el siglo XVI existía un órgano regidor de los asuntos de la iglesia formado por el cura, guardador y feligreses, que celebraba reuniones solemnes. Así en un documento de 1515 leemos: “Sepan quantos esta carta de contrataçión vieren como nos el cura y guardador y feligreses de la iglesia parrochial de Nuestra Señora de Santa María del Azogue de la villa de Benavente, estando ayuntados en el coro de la dicha yglesia, siendo llamados por son de campana tañida segund que lo havemos de huso e de costumbre de nos ayuntar para hazer los semejantes abtos y cosas neçesarias a la dicha yglesia y bienes de ella”. Sigue a continuación, una relación de personas, donde aparecen clérigos, racioneros, capellanes y representantes de la comunidad de parroquianos.
Otra institución vinculada íntimamente a nuestra iglesia era la cofradía de clérigos, o cabildo mayor de San Vicente. Sus reuniones tenían lugar en la sacristía, ordenados los párrocos y clérigos según la antigüedad de cada una de sus parroquias. Esta comunidad celebraba habitualmente misas, rogativas, procesiones y fiestas, no sólo en Santa María, sino también en el resto de parroquias de la villa y en los monasterios. Los condes de Benavente contribuyeron de forma importante al mantenimiento de estas celebraciones del cabildo a través de la asignación de rentas, propiedades y mandas testamentarias.
En 1575 tenemos noticia del pleito litigado ante el vicario y visitador general de la vicaría de San Millán, obispado de Oviedo, sobre la capellanía de Santa Ana, sita en la iglesia parroquial de Santa María del Azogue de Benavente, entre dos clérigos, uno de Villafáfila y otro de San Miguel de Rivadezla.
Durante los siglos XVI, XVII y XVIII documenta Fernando Manzano Ledesma en Santa María del Azogue las cofradías de las Ánimas del Purgatorio, San Antón, Jesús Nazareno, Santo Entierro de Jesucristo, San Crispín y la Archicofradía del Santísimo Sacramento. De varias de ellas se conservan sus libros de cuentas y ordenanzas.
En el Diccionario de Madoz hay una amplia descripción del templo, tanto interior como exterior. Considera el corresponsal esta iglesia como "la matriz, por lo que en ella se celebran todas las funciones, rogativas y votos de la villa con la mayor solemnidad, especialmente el de Nuestra Señora de la Vega por ser la patrona". Respecto a la provisión del curato, en esta época era de presentación del obispo de Oviedo, pero no como tal, sino como conde de Noreña.

No hay comentarios: