jueves, 19 de febrero de 2015

Reseña histórica de las parroquias, iglesias y ermitas de Benavente - San Nicolás

Iglesia de San Nicolás [Archivo CEB Ledo del Pozo]
Iglesia / advocación: San Nicolás de Bari.
Otras denominaciones: "Sanctus Nicolaus".
Categoría: Parroquia.
Localización: En el corrillo de San Nicolás.
Patronato / presentación: Derecho de presentación de los condes de Benavente, por cesión de sus feligreses.
Fundación: Fundada probablemente en época de Fernando II o Alfonso IX.
Primera mención documental: 1215.
Desaparición: Derribada en 1968.
Cofradías y capellanías: Cofradías de San Antonio de Padua, Nuestra Señora de la Misericordia, Santísimo Sacramento y San Nicolás. Capellanía de Nuestra Señora de la Concepción.

La iglesia de San Nicolás se encontraba en el centro histórico de la villa, en el corrillo del mismo nombre y junto a las dependencias del antiguo consistorio. Fue una de las parroquias más antiguas de Benavente. A pesar de que se suele datar su construcción en época de Sancho IV, contamos con referencias documentales sobre su existencia bastante anteriores que nos llevan a la época de la repoblación de la ciudad durante los reinados de Fernando II o Alfonso IX. Esto no excluye que el edificio que llegó al siglo XX fuera efectivamente levantado durante el reinado del mencionado monarca.
La cita más antigua procede del año 1215, cuando en una permuta de tierras confirma cierto Sancho como capellán de San Nicolás: "Sancius Sancti Nicholai Capellanus". En 1220 el Papa Honorio III comisiona al obispo, deán y chantre de Zamora para que oigan y resuelvan la demanda interpuesta por el obispo de Astorga contra los clérigos de San Andrés y San Nicolás de Benavente, diócesis de Oviedo, por razón de la parroquia de Santa María de Renueva. En 1381 Alfonso Ferrández es clérigo capellán de San Nicolás y en 1385 Juan García era clérigo racionero.
El pórtico de la iglesia sirvió ocasionalmente para las reuniones del concejo, como se hacía también habitualmente en otras parroquias de la villa. Igualmente, tenemos constancia de la celebración aquí de juicios. En 1398 se ventiló un pleito entre los agentes del Concejo de Benavente y los vasallos del monasterio de Moreruela. La declaración se hace "so el portal de la iglesia de San Nicolás desta dicha villa".
Al encontrarse nuestra iglesia en uno de los centros neurálgicos de la villa era un punto habitual de celebraciones, mercados, ferias, anuncios públicos, bandos y procesiones. En 1566 se celebra la fiesta de la Asunción de la Virgen con una procesión que va de la iglesia de San Nicolás a la de Santa María del Azogue. Aquí estuvo también enclavado el rollo jurisdiccional hasta su demolición en el siglo XIX.
En el libro de actas del Concejo de 1434, San Nicolás figura como una de las diez parroquias benaventanas que contribuyen al segundo y tercer repartimientos del pedido real del año 1433. Atendiendo a su contribución es una de las de mayor peso demográfico y económico en la villa: "San Nicolás 5.824 mrs".
En 1596 se produce la toma de posesión de la capellanía de Nuestra Señora de la Concepción en la parroquia de San Nicolás por parte de Martín Fernández de Sosa, cura de la iglesia de San Martín, debido al fallecimiento del anterior capellán Antonio de Oviedo.
Se incorporó al patronato de los condes-duques de Benavente “para servicio de su Casa, de sus familiares y sus caballeros. El 4 de julio de 1609 se formaliza la donación "del patronazgo, presentación del beneficio, raciones, capillas y beneficios simples servideros y sitos en la iglesia de San Nicolás y a favor del excelentísimo señor don Juan Alfonso Pimentel y de Herrera conde de Benavente virrey y capitán general del reino de Nápoles, para él y los subcesores en su casa para siempre jamás otorgada por el cura y feligreses de la dicha parroquia de San Nicolás nemine discrepante". Dice Ledo del Pozo que esta cesión fue renovada ante Martín Gutiérrez en 1636, ante Francisco Gallego en 1655 y ante Martín Álvarez en 1675 y 1677.
La cesión a los condes debió estar motivada por la delicada situación de su fábrica y la imposibilidad para los feligreses de hacerse cargo de su mantenimiento. De ello hay alguna referencia en un expediente relativo a las obras de la parroquia  fechado entre 1623 y 1627. Durante el siglo XVII es frecuente la asignación de fondos para la celebración de fiestas, misas y procesiones, todo ello sufragado por los condes.
Durante los siglos XVII y XVIII documenta Fernando Manzano Ledesma en San Nicolás las cofradías de San Antonio de Padua, Santísimo Sacramento, Nuestra Señora de la Misericordia y San Nicolás. De varias de ellas se conservan sus libros de cuentas y acuerdos.
Gómez Moreno reconoció el templo a principios del siglo XX, aunque no le mereció demasiado interés: "Esta parroquia no conserva de antiguo sino el pórtico, hecho de piedra toba, como lo alto del crucero de Santa María del Azogue, y contemporáneo de ello, o sea de cuando reinaba Sancho IV. Su portada se compone de cuatro arcos alancetados en degradación y liso, dentro, una bóveda de cañón con el mismo perfil, y encima otro cuerpo con dos arquillos para campanas. En una hornacina moderna hay metida una imagen del santo titular, coetánea de lo demás y mutilada".
En 1967 los solares fueron vendidos y adquiridos por la entonces Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Salamanca. De ello se hacia eco la prensa local: "En ese lugar será erigido un amplio y moderno edificio para la Sucursal de dicha entidad en nuestra ciudad. La plaza Núñez Granés, con el derribo de la vieja iglesia, y la edificación de un nuevo y moderno bloque, dará un nuevo rumbo y belleza urbanística a dicha zona". El derribo definitivo del viejo templo medieval se consumó en el año 1968.