lunes, 28 de abril de 2008

El Rey Destronado - Ecos de la II Republica en Benavente

Chronica Minora
El pasado 14 de abril se cumplía el 77 aniversario de la proclamación de la II República. Una de las primeras actuaciones del Gobierno Provisional fue la adopción, el día 27 de abril de 1931, de la bandera tricolor como bandera oficial, así como la eliminación del territorio nacional de los símbolos monárquicos de los edificios oficiales civiles y militares. No se libró del nuevo statu quo ni el mismísimo Real Madrid, que retiró la corona de su escudo y volvió a llamarse simplemente Madrid C.F.
El nuevo escudo republicano estaba basado en "el que figura en el reverso de las monedas de cinco pesetas acuñadas por el Gobierno Provisional en 1869 y 1870", según se decía en el propio decreto. La Real Academia de la Historia recomendó al Gobierno la siguiente descripción heráldica:
"Escudo cuartelado en cruz: primero, de gules y un castillo de oro, almenado de tres almenas, y donjonado de tres torres, la del medio mayor; cada una también con tres almenas, el todo de oro, mazonado de sable y adjurado de azur; segundo, de plata y un león de gules, coronado de oro, armado y lampasado de lo mismo; tercero, de oro y cuatro palos de gules; cuarto, de gules y una cadena de oro puesta en orla, en cruz y en sotuer: entado en punta, de plata y una granada al natural mostrando sus granos de gules, sostenida, tallada y hojada de dos hojas de sinople. Acostadas, una á cada lado, las dos columnas de Hércules, de plata, con la basa y el capitel de oro, liadas con una lista de gules, cargada con el Plus Ultra de oro".

En Benavente la aplicación del espíritu de la normativa tuvo alguna secuela muy peculiar. En el edificio de las "Escuelas de Niños" o "Escuelas de la Encomienda", hoy Casa de la Cultura, existía desde su creación un escudo monárquico. Algunas fotografías antiguas muestran su fachada principal de ladrillo con un blasón timbrado con la corona real. De 1894 data el proyecto original del nuevo edificio, obra del arquitecto Segundo Viloria, aunque con modificaciones posteriores. Entre los años 1904 y 1907 hay correspondencia sobre la cesión por el obispado de parte del huerto de la casa rectoral de San Juan para levantar el nuevo aulario. En 1907 el Ayuntamiento compra finalmente este pedazo de terreno. Por tanto, dicho emblema era el correspondiente a Alfonso XIII.
La damnatio memoriae del rey que había consentido el golpe de Primo de Rivera consistió en Benavente en una operación quirúrgica: la extirpación aséptica de la corona del escudo. Pero, bien por olvido, por ignorancia, o por no someter al bloque pétreo a mayor castigo, quedaron bien visibles algunos símbolos nada republicanos.
Durante la segunda Restauración borbónica (1874-1931) se recuperó el escusón familiar en la parte central del escudo español. Los blasones de Alfonso XII y Alfonso XIII, siguiendo la estela de los Borbones hispanos del siglo XVIII, exhibieron siempre este escusón central, con los lises de la Casa de Borbón, con la bordura en gules, usada por los Duques de Anjou, y que permitía distinguir esta rama de la francesa. Durante este período los adornos exteriores del escudo nacional fueron diversos (las columnas de Hércules, el collar de la Orden del Toisón de Oro, un manto real o ramas de laurel entre otros) dando lugar a numerosas versiones, todas ellas normalizadas y de uso común.
Tal vez el lapicida consideró que eliminar tales motivos de nuestro escudo benaventano significaba destrozar la pieza hasta hacerla inaprovechable. Pero con su gesto construyó un emblema heráldico sui generis, haciendo conciliable lo que parecería empresa imposible: Monarquía y República.

Recientemente, por información amablemente proporcionada por Ramón Viejo Valverde, he podido saber del testimonio de su abuelo, Ramón Viejo Otero (1883-1968), maestro de las Escuelas de la Encomienda, donde además vivía en compañía de su mujer Felicia, encargada de la limpieza del centro. Una de las anécdotas que recuerda de este maestro, a través de su padre, era precisamente que un empleado del Ayuntamiento, encaramado en una escalera y pertrechado de martillo y cincel, acudió un día a las Escuelas para quitar la corona del escudo de España.
Imágenes: 1. Escudo en la Casa de Cultura de Benavente y 2. Grupo Escolar de la Encomienda en 1943 acompañado de su maestro, Don Ramón Viejo Otero, (Foto de El Correo de Zamora)

1 comentario:

RVIEJO dijo...

Uno de mis primeros recuerdos es el de un paseo por la Mota en compañía de un señor “muy alto” y vestido de negro.
Años más tarde me enteré de que se trataba del abuelo Ramón, Maestro de las Escuelas de la Encomienda donde además vivía, y que la abuela Felicia era la encargada de la limpieza del centro.
Una de las anécdotas que me comentaba mi padre era como el abuelo vivió desde su trabajo – vivienda el hecho de que un empleado del Ayuntamiento, encaramado en una escalera y ayudado por un martillo y un cincel, quitaba la corona del escudo de España.
Lógicamente a mi se me van los ojos hacía el escudo cada vez que me paseo por los alrededores de la escuela donde, además, yo pasé mis primeros años de estudiante.
Gracias por refrescar mis recuerdos y un saludo de Ramón Viejo (nieto).